Todos los artículos Una guía de los baños turcos para los nuevos visitantes

Una guía de los baños turcos para los nuevos visitantes

Qué esperar en los baños antiguos.

Stacey Lastoe
De Stacey Lastoe2 ago 2023 Lectura de 4 minutos
Baño turco de Kılıç Ali Paşa en Estambul, Turquía
Baño turco de Kılıç Ali Paşa en Estambul
Imagen: Cengiz Karliova

Casi inmediatamente después de reservar un viaje a Estambul el verano pasado, comencé a investigar los baños turcos. Si había algo que me interesaba hacer mientras exploraba la ciudad mediterránea, era visitar un baño turco tradicional.

Los baños turcos, que descienden de los rituales de baño romanos y bizantinos, se remontan al siglo XIV. Y en Estambul muchos de ellos, incluidos el Kılıç Ali Paşa de 440 años y el Çinili Hamam de 380 años (que volvió a abrir en otoño de 2023 después de una renovación de 12 años), conservan su grandeza y su espíritu históricos.

Según algunos relatos, los baños turcos comenzaron por necesidad, ya que a menudo se construían junto a las mezquitas para que los fieles pudieran bañarse antes de rezar. Pero los baños turcos también son un lugar de reunión, dijo Yavuz Suyolcu, director del proyecto en The Marmara Group, quien está supervisando la restauración de Çinili. Explicó que la cultura turca del baño evolucionó gracias a los otomanos, que la consideraban central para su vida social.

Chi Spa en Shangri-La Bosphorus en Estambul, Turquía
Chi Spa en Shangri-La Bosphorus en Estambul
Imagen: Management/Tripadvisor

En estos días, una visita a un baño turco ofrece un descanso del estrés de la vida cotidiana, dijo Selma Yildirim, directora del lujoso Chi Spa en el Shangri-La Bosphorus. Entre el suave sonido del agua burbujeante, el olor fresco del jabón y el hecho de que, durante este breve período, no tienes que hacer nada más que dejarte llevar por el ritual de limpieza, no es difícil exhalar hasta estar en un modo de relajación total.

Es una experiencia atractiva y, por suerte, no es intimidante; incluso para un recién llegado, como descubrí cuando visité mi primer baño turco en Estambul. Saber qué esperar, sin embargo, puede ser de mucha ayuda para que aproveches al máximo tu tiempo de baño.

Qué esperar en un baño turco

Sin importar adónde vayas a disfrutar de un baño turco (ya sea el spa de tu hotel, un lugar que designa horarios separados para hombres y mujeres, o una casa de baños como Çinili, que tiene espacios distintos en lugar de franjas horarias para cada sexo), las visitas a los baños turcos generalmente siguen el mismo orden de eventos.

Después de entrar en el grandioso Kılıç Ali Paşa, me dieron la bienvenida con un pequeño vaso de jugo, me llevaron a un vestuario, me indicaron que me quitara la ropa y que solo me quedara con la parte de abajo del traje de baño, y me dieron una toalla para envolverme mientras esperaba mi turno para entrar en la zona de baño.

Una vez dentro del prístino espacio de mármol, un miembro del personal me dijo que me quitara la toalla antes de verter agua directamente sobre mi cabeza. Aunque nunca fui de las que caminaba desnuda en el vestuario de damas del gimnasio, no me dio mucha vergüenza mostrar todo (o casi todo) frente a las personas desconocidas del baño turco.

Zona de lavado en el baño turco de Kılıç Ali Paşa de Estambul
Zona de lavado en el baño turco de Kılıç Ali Paşa de Estambul
Imagen: Cengiz Karliova

Después de enjuagarme adecuadamente, me llevaron de la mano a una gran losa circular de mármol caliente, donde me dejaron por unos 15 minutos para relajar los músculos. Suyolcu se refiere a esta zona del baño turco como la “piedra de vientre”, y explicó que tiene el objetivo de preparar la piel para la exfoliación. La piedra caliente, junto con la atmósfera húmeda dentro del baño turco, trabaja para suavizar la piel, lo que hace que sea más fácil quitar las células muertas y dejar la piel limpia, dijo Yildirim.

Para cuando me trasladaron de la losa de piedra a la zona de lavado, estaba totalmente relajada en manos de mi hábil masajista. Era difícil pensar en otra cosa además de lo maravilloso que se sintió que te exfolien los brazos, las piernas y los pies, que te den suaves masajes en la cabeza y el cabello y que te enjuaguen la piel hasta que estuviera totalmente limpia. Ni siquiera me sentí incómoda estando parada con las palmas de las manos contra la pared para que me puedan lavar la parte de atrás. Para ese momento, estaba prácticamente en estado de trance.

Cuando terminaron, me invitaron a relajarme en la sala de estar, donde noté diversos grupos de mujeres (de diferentes edades, diferentes culturas, tanto lugareñas como turistas), todas envueltas en toallas idénticas y con la misma apariencia de felicidad. Si bien el ambiente del baño turco, que se siente como si estuvieras en un templo, no era exactamente propicio para la conversación, había una sensación de armonía acá; una que se sentía particularmente liberadora. En el corazón de la ajetreada Estambul, donde multitudes de personas llenan las aceras y los puentes, el baño turco es especialmente valioso: la mejor escapada.

Más consejos para quienes van por primera vez:

  • Si todavía no estás convencido de que una experiencia de baño completamente comunitaria sea para ti, debes saber que ciertos lugares, como Çinili y Chi, the Spa en Shangri-La Bosphorus, también ofrecen experiencias de baños turcos privados. En esta última opción, puedes elegir el paquete Your Wellness Journey (Tu viaje de bienestar) para disfrutar una experiencia de baño turco, trabajo corporal meditativo y más, todo en la privacidad de tu propia suite con spa.
  • Para disfrutar por completo el baño turco, te recomendamos que te asegures de dejarte tiempo suficiente para descansar después de que te hayan fregado de pies a cabeza. La ciudad puede esperar un poco más de tiempo.
  • Calcula gastarte entre unos USD 40 y USD 100 en un baño turco. Muchos de los baños turcos de Estambul también ofrecen servicios adicionales, como tratamientos faciales, masajes y aromaterapia, que generalmente se cobran por separado de la experiencia de baño.
  • Se recomienda dejarle una propina a la persona que te atendió, y algunos baños turcos, como Kılıç Ali Paşa, te ofrecerán sobres de propina mientras pagas la factura al final de la experiencia.

Comenzar a planificar