Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Hoteles cercanos
Opiniones (1.897)
Filtrar opiniones
1.897 resultados
Calificación de viajeros
1.329
393
120
30
25
Tipo de viajero
Época del año
IdiomaTodos los idiomas
Más idiomas
1.329
393
120
30
25
Consulta qué dicen los viajeros:
Filtrar
Actualizando la lista...
4 - 9 de 1.897 opiniones
Escribió una opinión el 2 de febrero de 2017

Estuvimos en este hotel cinco días y nos habríamos quedado más tiempo.

Antes de nada debo decir que no somos en absoluto de meternos en un hotel y no hacer nada, aunque para todo debe haber una primera vez. En esta ocasión necesitábamos descansar y pasar tiempo juntos sin preocuparnos de visitas, transportes ni cambios de hoteles. Y para eso, el Sala Phuket es perfecto.

El hotel se encuentra en Mai Khao, una playa bonita pero poco visitada, probablemente porque tiene una arena bastante dura (la pateamos toda y nos salieron ampollas en los pies, os aconsejo poner sandalias si vais a caminar mucho por ella). La playa no es la típica de cocoteros y arena blanca que todos tenemos en mente, así que los turistas la dejan bastante de lado. Además, al estar en la punta norte de la isla, queda bastante lejos de todas las zonas de marcha de Phuket. Todo esto contribuye a la atmósfera tranquila del hotel.

Al llegar no se ve nada más que un estanque. El resto, incluida la recepción, está oculto de las miradas de cualquier curioso. La recepción está en el extremo opuesto al mar, jcerca de la carretera, y junto a la playa están las dos piscinas, el bar y el restaurante. De la recepción al mar se va por una especie de calle, trazada en línea recta, de la que salen otras callejas en las que están cada una de las habitaciones. Las más baratas (Balcony room) están justo después de la recepción, a unos 3 minutos de la piscina. Las Garden Pool Villa se encuentran en los mismos edificios que las Balcony room, pero en la planta baja. La gran mayoría de las habitaciones son del tipo Sala Pool Villa, excepto las de las callejas más cercanas al mar, que son villas de varias habitaciones. Como se puede ver nos dedicamos a curiosear un poco por el hotel para entender cómo estaba distribuido y, por lo que vimos, todas las villas están perfectamente protegidas de las miradas ajenas. Los muros son altos y nadie tiene vistas sobre la piscina y jardines de los demás. En la piscina nunca hay demasiada gente, ni en el restaurante. Tanto es así que pensábamos que el hotel estaba medio vacío, cuando en realidad no quedaban habitaciones libres durante nuestra estancia. Claro que ¿para qué se va a molestar uno en meterse en una piscina con desconocidos cuando tiene una, de buen tamaño, en la habitación? Lo mismo con las comidas, al contrario que en otros hoteles, los precios eran casi idénticos entre el restaurante y el servicio de habitaciones. Desde luego nosotros pasamos mucho más tiempo del habitual en nuestra habitación.

Y ya que la menciono, debo decir que nuestra habitación era bonita y cómoda. Siempre nos gusta tener la ducha fuera, da una sensación muy agradable ducharse al aire libre, y esta concretamente es la más bonita que hemos tenido hasta ahora, rodeada de plantas y con una bombilla enorme que la hacía cómoda de usar. La bañera también es preciosa, aunque solo la usamos una vez, porque es mucho más grande de lo que parece (con lo que eso conlleva de consumo de agua). La cama es enorme (180 o 2 m, no sabría decir a ciencia cierta) nos resultó muy cómoda, y el sistema de la carta de almohadas muy gracioso: cuando llegas a la habitación te acompaña una persona de recepción para explicarte todo, te da a elegir los jabones y cremas que te gustan (por el olor) y te enseña unas almohaditas tamaño cabeza de muñeca para que escojas la que gusta. Además en la habitación hay todo lo habitual en un hotel (secador, minibar, cafetera, tele). Para quienes teman el calor, hay dos ventiladores muy potentes y el aire acondicionado funciona de maravilla, en general lo poníamos un par de minutos para que bajase la temperatura un poco y dormíamos con los ventiladores al mínimo. Un punto especial para la minicadena pioneer con su cable para conectarlo a cualquier teléfono o ipod y escuchar música (incluso la radio a través del wifi). Y lo mejor de todo, unas chanclas comodísimas que casi todo el mundo usaba para andar por el hotel y una bolsa de playa que lo mismo. Como anécdota comento que en la habitación hay un sombrero, y uno solo.

En cuanto a nuestro jardín, daba gusto estar en él. Al construir el hotel tuvieron la buena idea de dejar bastantes árboles e integrarlos en las habitaciones, con lo que teníamos bastante sombra (cosa que se agradece, porque el sol en Tailandia quema muy rápido). Otra cosa que se agradece es que hayan puesto dos ventiladores en la zona en la que está el sofá y el lavabo. No esperéis encontrar muchos bichos, sospecho que debido a un par de malas críticas de hace unos años, ahora fumigan dos veces por semana y se nota (vimos pocos mosquitos y ninguna araña ni cucaracha, cosa rarísima en el trópico).

Nuestra tarifa tenía el desayuno incluido, lo cual fue un acierto. El desayuno se sirve de 7 a 11 en una zona con aire acondicionado (a la temperatura ideal, no pasas ni frío ni calor). Consiste en el típico buffet de cosas frías (zumos, cereales, yogures, fruta, fiambres, ensaladas, tartas, panes, bollería) y a mayores se pueden pedir platos de una lista que incluye huevos con salchichas, curry tai, tortillas varias, tortitas o gofres. Se pueden pedir tantos platos como se quiera de la lista, cosa nunca vista. Mi favorita era la tortilla tai, servida con arroz y kang kong salteado. También hay una especie de bar en el que preparan zumos recién hechos. Cada día hay tres distintos a elegir. Suelen repetir uno de piña con albahaca tai que es muy refrescante, otro que también está muy bueno es el de mango con menta.

La comida del restaurante no estaba mal, aunque los platos tai son algo caros. Aconsejo que si no pedís servicio de habitaciones, vayáis a uno de los chiringuitos que están a cinco minutos del hotel, junto al lago. Por el precio de un solo plato en el hotel, en los chiringuitos comen dos personas.

Por último decir que el servicio nos pareció muy bueno. Los camareros son muy amables, el servicio de habitaciones rápido y la limpieza de la habitación, piscina y jardín, adecuados. Todas las noches, a la hora de la cena, pasan a abrir la cama y poner los antimosquitos, y siempre aprovechan para dejar un detallito (una bebida, chocolate...).

Como decía al principio, el hotel nos encantó. Es el sitio ideal para irse de vacaciones en pareja y no salir mucho de la habitación. Si tenéis planes de hacer otras cosas, o de moveros mucho por Phuket, posiblemente os compense coger algo en otra zona. En cambio, si lo que queréis es pasar tiempo juntos en un entorno tranquilo y agradable, sin complicaros mucho, entonces os aconsejo el Sala Phuket sin dudarlo.

Fecha de la estadía: enero de 2017
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Calidad del descanso
    • Limpieza
    • Servicio
6  Agradécele a Arale N
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 19 de diciembre de 2016

Si buscas una playa preciosa -casi virgen-, un restaurante de los top de tailandia y un ambiente relajado lejos del bullicio, esta es la opción. En el restaurant pide el seafood platter, de las cosas mas deliciosas que he probado en mi vida! El desayuno muy bueno también. Hay una pequeña plaza a unos minutos y un shuttle te lleva gratis hasta alla.

Fecha de la estadía: noviembre de 2016
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Calidad/precio
    • Habitaciones
    • Servicio
Agradécele a Nataly G
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 5 de noviembre de 2016

Nos alojamos en el Sala Phuket durante nuestra luna de miel y nos encantó. El hotel queda bastante apartado de las zonas más turísticas de Phuket pero para nosotros fue ideal porque buscábamos un lugar donde relajarnos y estar tranquilos. Es un complejo que está muy integrado en la naturaleza, con muchos espacios verdes, realmente te sientes en plena naturaleza. Las piscinas comunes del hotel son preciosas, de piedra oscura, están muy bien integradas en el entorno y da la sensación de que te estás bañando en una laguna natural. Estando en las hamacas, el personal nos sirvió té frío y toallitas frescas y, al ser temporada baja, tuvimos la suerte de disfrutar de la piscina prácticamente para nosotros solos.
Desde el mismo hotel se puede acceder a la playa, aunque no es apta para el baño debido al fuerte oleaje, al menos cuando estuvimos nosotros, pero las puestas de sol desde allí son increíbles.El hotel cuenta con sólo un restaurante de cocina tailandesa y, aunque es un poco caro, la comida está buenísima (como es lógico, bastante picante) pero nos gustó absolutamente todo lo que probamos. El servicio también muy bueno. Si no os gusta la comida tailandesa o preferís variar un poco, la carta del servicio de habitaciones cuenta con platos occidentales (pasta, pizzas, ensaladas, sandwiches...), también lo probamos y bien. El desayuno está muy bien, no es el típico buffet con mil opciones, pero sí que cuenta con variedad de embutidos, fruta fresca, zumos y algunos dulces, y además puedes pedir varios platos calientes a la carta, tanto dulces como salados, que te preparan al instante y están bastante elaborados. Elegimos la Sala Pool Villa, una villa con una piscina privada bastante grande y baño exterior. La ducha es completamente al aire libre y nos gustó mucho. La habitación es muy espaciosa y está bien equipada. Las villas ofrecen mucha privacidad y son muy tranquilas. No vimos que hubiera muchos mosquitos ni otros bichos, el personal del hotel se encarga de fumigar un par de veces por semana. Probamos también el spa y nos gustó mucho, súper relajante, además, aprovechamos para hacernos el masaje en pareja una tarde de lluvia y fue una experiencia de los más relajante. Por otro lado, hay que tener en cuenta también que el hotel está bastante apartado y que no hay restaurantes cerca, solo un par de complejos hoteleros, por lo que las opciones gastronómicas son bastante limitadas. En definitiva, muy recomendable para todos aquellos que busquen tranquilidad o viajen en pareja.

Consejo sobre habitaciones: Si tenéis la opción, escoged una de las villas con piscina privada.
Fecha de la estadía: diciembre de 2015
Tipo de viaje: Viajó en pareja
2  Agradécele a sergi_raquel
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 9 de agosto de 2016

Me encantó el hotel y el trato de los empleados me pareció absolutamente excepcional. El hotel está situado al norte de Phuket, no es un lugar para el que busque fiesta, es un sitio relajado. Las instalaciones comunes del hotel son magníficas, buenas piscinas en un jardín precioso, la playa pegada, aunque igual por la época del año, resultó que tenía mucha ola, no es como para ir con niños y dejarles bañarse precisamente.
El tema de los restaurantes increíble, la comida nos encantó, exquisita, no se si por ser tan diferente a lo que uno está acostumbrado, pero prácticamente en 12 días no comimos nada que no nos gustase. Igualmente los desayunos, variedad en platos a la carta, tanto salado como dulce, además de fruta, igual un poco corto de bollería, pero no le eché de menos. Mención a parte merece la gente de los restaurantes, increíbles, siempre atentos, agradables, educados, todo lo que se diga es poco, Leo, June, Pare, Poo, Som, Asana, Duan... en fin, gente increíble.
Otra cosa que tiene buena es que tienes un transporte gratuito a una pequeña zona comercial cercana por si se quiere ir a hacer pequeñas compras de souvenirs, artesanía, comer o algo así y un aparcamiento gratuito donde dejamos el coche de alquiler.
Lo que es la habitación (o villa) estaba bien, amplia, luminosa, todo el cuarto de baño fuera de la habitación, al lado de la piscina privada. Mucha privacidad y mucha tranquilidad. Bien equipada y limpia, se pasan 2 veces al día para cambiarte toallas, arreglarte la cama o lo que haga falta. Las únicas pegas que le vi es que había poco espacio para guardar ropa, menos mal que bajo la cama hay unos cajones, pero es un poco incómodo estar agachados todo el rato para coger ropa, pero es que en los armarios apenas hay unas pocas perchas y un par de cajoncitos muy pequeños, insuficientes para estancias de más de 2 o 3 días. El otro pequeño pero que se puede poner es que en la parte exterior de la habitación se podría mejorar el mantenimiento, tiene alguna baldosa rota, y no hay muy buena luz en el espejo para p.e. afeitarse. Ya digo, son dos pequeños peros entre un montón de cosas buenas. Le recomiendo el hotel a cualquiera que quiera relajarse (el spa también está muy bien) y disfrutar de la paz y la buena comida, yo repetiría sin dudar

Consejo sobre habitaciones: Si se puede mejor una villa con piscina privada, es una gozada
Fecha de la estadía: julio de 2016
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Ubicación
    • Limpieza
    • Servicio
1  Agradécele a JFortes
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 31 de julio de 2016

Las villas con piscina privada son muy confortables, practicas, y de buen gusto.
Con espacio suficiente para aislarte y relajarte si eso es lo que buscas.
La amabilidad del servicio es extrema, mencion especial a la manager, llamada Mon, super eficaz. quisimos cambiar de villa y a pesar de estar el resort muy lleno todo fueron facilidades.
Importante tener claro al decidirse por este lugar si lo que buscas es relax total, pues esta apartado del bullicio de Phuket.
Tiene un parque natural al lado ideal para paseos en bici que facilita el propio resort sin cargo.
La zona de piscina comun es muy grande y comoda.
Buen restaurante, algo caro.
Necesario alquilar vehículo para moverte libremente, hay muchos resorts de nivel al lado pero pocas opciones en la calle.
la playa es bonita y muy poco frecuentada, ideal para fotografia con bellas puestas de sol.
En resumen, buena eleccion para parejas.

Consejo sobre habitaciones: La eleccion recomendable es sin duda las villas con piscina privada
Fecha de la estadía: julio de 2016
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Calidad/precio
    • Habitaciones
    • Servicio
1  Agradécele a Newplayer10
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Ver más opiniones