Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Hoteles cercanos
Opiniones (588)
Filtrar opiniones
588 resultados
Calificación de viajeros
395
120
31
26
16
Tipo de viajero
Época del año
IdiomaTodos los idiomas
Más idiomas
395
120
31
26
16
Consulta qué dicen los viajeros:
Filtrar
Actualizando la lista...
4 - 9 de 588 opiniones
Escribió una opinión el 10 de septiembre de 2018 mediante dispositivo móvil

Inmejorable atención, excelente ubicación, una vista espectacular a las playas de Manuel Antonio. Agradecidos con Oscar y su equipo de trabajo especialmente a Brandon y Antonio, que nos atendieron amablemente en nuestro fin de semana familiar.

Fecha de la estadía: septiembre de 2018
Tipo de viaje: Viajó con familia
Agradécele a Florangel C
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
frntdskreserve, Reservas & recepción en Mango Moon Villa, respondió a esta opiniónRespondida el 11 de septiembre de 2018

Hola Florangel C, gracias por dejarnos el comentario. Esperamos hayan pasado un excelente fin de semana con nosotros en Mango Moon, ha sido un placer atenderles y agradecemos por habernos elegido como su opción de hospedaje. Esperamos verlos pronto de nuevo por acá. Pura Vida.!

Informar que la respuesta no es apropiada
Esta respuesta es la opinión subjetiva del representante de la dirección, no de TripAdvisor LLC
Escribió una opinión el 8 de noviembre de 2017

El hotel es muy acogedor, tiene una vista excelente al mar, cosa que muy pocos hoteles tienen. La piscina esta frente al mar lo que da un plus al ambiente. Los trabajadores son muy amables, siempre observaras en ellos una sonrisa, lo cual es muy característico en los pobladores de Manuel Antonio.

Me quede fascinado con la familiaridad que existe aqui, en un par de minutos ya tienes amigos nuevos, de esos que duran para toda la vida.

Estoy muy agradecido con todos los trabajadores porque fueron complices de una sorpresa de cumpleaños para alguien especial, estabamos tan contentos que hasta me atrevi a preparar bebidas propias de mi pais en su barra, incluso la dueña se dio la molestia de ir a comprar el pastel y todos la pasamos muy bien.

Si eres amante de la naturaleza, aquí podrás disfrutar del paisaje y si tienes un poco mas de suerte podrás ver a los monos trepando los arboles frente a ti. Aquí aprendí que los días son muy distintos y la madre naturaleza puede dar algunos regalos para la vista. Nunca imagine ver el cielo convertido en fuego al atardecer.

Siempre es recomendable usar tu repelente para evitar la picadura de los mosquitos, sobretodo si estos te quieren mucho.

Su ubicacion es muy estrategica, esta ubicado muy cerca a una zona de restaurantes, banco y supermercado. Asi mismo si no traes movilidad propia, puedes llegar caminando facilmente al Parque Nacional de Manuel Antonio o a las playas.

Consejo sobre habitaciones: buena ubicacion, buena vista, buen servicio
Fecha de la estadía: noviembre de 2017
  • Tipo de viaje: Viajó con amigos
    • Ubicación
    • Habitaciones
    • Servicio
Agradécele a Jorge M
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 25 de agosto de 2017

Mi novio y yo decidimos terminar nuestra viaje por Costa Rica hospedándonos tres días en este hotel. Lo escogimos por las vistas y en este sentido no nos decepcionó, pero el resto de cosas dejaron bastante que desear, especialmente el trato del personal.

Se trata de un hotel pequeño, pero bonito en la montaña con unas vistas inmejorables del atardecer sobre el pacífico. El jardín es muy bonito y agradable y la piscina, una pasada.

Nuestra habitación era bastante grande, con una cama de matrimonio, una ducha muy grande, baño, tele, aire a condicionado y ventilador. Por lo general la habitación en sí estaba bastante bien, aunque las paredes estaban muy sucias. Por otro lado, el ventilador, que era de techo justo encima de la cama, hacía lo que le daba la gana y se ponía a dar vueltas y se paraba cuando le apetecía. Pero lo peor era la puerta. La cerradura y la llave eran bastante ridículas e imposibles de abrir la absoluta mayoría de las veces. Cerrar con llave era un sufrimiento porque sabíamos que después íbamos a tirarnos por lo menos 5 minutos intentando abrir sin éxito. Bastante cutre.

El hotel no cuenta con restaurante, pero existe la posibilidad de pedir comida y que te la traigan, para lo cual tienen un montón de menús en la recepción. Eso es una buena idea. Por otro lado, lo que sí que hay son bar y servicio de desayuno. El primero es excelente, todos los cócteles que pedimos estaban muy ricos y el precio era razonable. El desayuno sin embargo... el que viene incluido consta de fruta bastante rica y un par de tostadas con mermelada; además hay zumo de naranja y café y si quieres puedes pedir más cosas pagando un suplemento (pero sobre eso no podemos opinar porque nunca nos lo ofrecieron y nos enteramos al final de que existía dicha posibilidad, en fin...). La comida en sí no era mala, el problema en sí fueron las condiciones. El salón está completamente abierto al jardín y, por algún motivo, había una invasión de pequeñas abejas sin aguijón, que no son peligrosas, pero sí muy molestas. Cada vez que intentábamos desayunar una horda de abejas venía a por nuestra comida convirtiendo ese momento del día en algo de lo más desagradable. Además, cuando nos dábamos por vencidos y les regalábamos nuestra mermelada para que, al menos, nos dejaran comer el resto de cosas si te descuidabas un segundo la chica del hotel se había llevado el recipiente y volvías a tener a la abejas acosándote. Jamás entendimos por qué no ponían ellos mismos cebos con mermelada en zonas alejadas antes de servir los desayunos, pero la ineptitud del personal nos estropeó por completo dos de los tres desayunos.

Por último, lo peor del hotel es parte de su personal. A pesar de que uno de los chavales que trabajan allí era muy simpático y fue el único que hizo nuestra estancia un mínimo agradable, las dos mujeres que también trabajan allí nos amargaron el resto. El primer momento que nos hizo alucinar fue nada más llegar. Después de instalarnos en nuestra habitación, bajamos a la recepción a informarnos sobre cómo ir a la playa y qué hacer por la zona. Cuando llegamos las dos mujeres estaban allí hablando entre ellas sin hacer nada y así siguieron ignorándonos, hasta que mi novio las interrumpió para preguntarles las indicaciones a la playa. Nuestro asombro fue mayúsculo cuando la respuesta que obtuvimos fue una sonora carcajada, como si le hubiéramos hecho la pregunta al dueño de un hotel en el centro de Madrid. Atónitos y con un enfado creciente, mi novio insistió, pero lo único que obtuvimos fue más o menos un “a la derecha hay una y a la izquierda hay otra” (puntualizo que ambas playas están bastante lejos y se necesitan instrucciones precisas para poder llegar). Para evitar seguir perdiendo el tiempo y los nervios, nos fuimos sin más y preguntamos en el primer punto de información turística que vimos, donde nos explicaron todo bien. El siguiente momento desagradable lo tuvimos durante el primer desayuno ya que, aparte del ya mencionado problema de abejas del que nadie nos avisó, volvieron a ignorarnos durante un buen rato, sirviendo a todos los que llegaron después y evitándonos a nosotros. Eso nos dio la sensación de que el trato desagradable tenía que ver con nuestra nacionalidad (el resto eran estadounidenses e ingleses) o con el hecho de que éramos unos jóvenes mochileros y no una adinerada familia con hijos (como todos los demás). Además, el café está en una mesa para que cada uno se sirva; cuando pregunté por él, de nuevo se rieron de nosotros. Desde ese momento las evitamos todo lo que pudimos, bajando a hacer preguntas o a por cosas sólo si estaba el chico. Sin embargo, aún nos quedaba un mal momento antes de irnos. Teníamos pensado coger un autobús que pasaba 45 minutos más tarde por una parada que está a unos 10 minutos andando así que bajamos tranquilos a devolver las llaves y pagar. Pero cuando le contamos el plan a la chica de la recepción ésta nos dijo que el autobús no paraba allí si no mucho más lejos y que prácticamente no nos daba tiempo así que salimos corriendo estresadísimos (bueno, no sin antes estar un buen rato para pagar porque, por supuesto, ella no se dio ninguna prisa). Por el camino volvimos a encontrarnos al hombre que nos había solucionado la vida el primer día que nos confirmó que el autobús pasaba por la paradas que nosotros creíamos así que al final estuvimos más de media hora esperando en la parada mientras llovía a mares, muy agradable para terminar.

Por último, hay muchos animales tanto en el hotel como en los alrededores. Lo más llamativo son, por supuesto, los monos que campan a sus anchas por el hotel. Al principio me pareció extraño que siempre estuviesen allí para deleite de los huéspedes, luego comprendí que les dan de comer los del hotel detalle que, sinceramente, no me gustó demasiado porque se trata de animales salvajes, no de compañía, pero después de todo lo demás esto sólo me pareció una anécdota.

En resumen, si lo único que buscas son unas buenas vistas, éste es tu hotel. Eso sí, tráete la zona estudiada de antemano y no esperes muchas sonrisas durante tu estancia.

Fecha de la estadía: agosto de 2017
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Calidad/precio
    • Ubicación
    • Servicio
Agradécele a RaquelM2776
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Mango Moon V, Mango Moon Team. en Mango Moon Villa, respondió a esta opiniónRespondida el 26 de agosto de 2017

Buenos Dias Raquel,

Saludos desde el Hotel Mango moon,
Realmente nos parece muy lamentable su review acerca de su estadia en nuestra estadia, Sin embargo hay unos puntos que nos gustaria recalcar.

En Mango moon, nos encargamos de tratar a todos por igual , no importa la nacionalidad , no importa la raza , simplemente somos una gran familia que nos gusta dar lo major a toda persona que llegue a hospedarse con nostros...
Lamentablemente que piensen que un poco mas de espera por ser atendidos ya que el hotel se encuentra a su maxima capacidad, es un mal trato y lo convierte en un acto xenofobico realmente deja mucho que pensar..

En este momento por las lluvias las abejas han llegado a el hotel, cosa que es normal de la temporada, que a el ser el restaurant abierto es casi imposible de mantenerlas afuera.. Volvemos a lo mismo es algo natural y fuera de nuestro control, no nos parece que de para insultar a nuestro personal llamandolos ineptos... De Nuevo deja mucho que pensar acerca de su persona y la falta de compresion ante situcaiones naturales.

Por ultimo en el Hotel nos encargamos de ubicar y ayudar en la mayor parte possible a los huespeds , a ustedes se les aviso que el bus publico solo tiene paradas ya debidamente asignadas que SI estan lejos de el Hotel , por lo que se le recomendo tomar un taxi o autobus que los llevara hacia el centro de QUEPOS y asi no tuvieran que caminar. De Nuevo es algo que se sale de nuestras manos , y es algo que ya no es responsabilidad de el Hotel ni de el Staff.

En Fin , Muy lamentable este tipo de reviews, pero en Mango Moon nos encanta buscar el lado Bueno en todo lo malo , por lo que agradecemos su comentario sobre nuestro recepcionista / barteneder y realmente nos motiva a mejorar en todo aspect .
Claro esperamos toparnos con personas un poco compresivas con las cosas que pueden suceder.

Muchas Gracias por quedarse con nosotros, Esperamos que si hayas disfrutado De Costa Rica , ya que al final es lo que mas nos importa, un buen recuerdo sobre nuestro hermoso pais.

Pura Vida!

Informar que la respuesta no es apropiada
Esta respuesta es la opinión subjetiva del representante de la dirección, no de TripAdvisor LLC
Escribió una opinión el 7 de agosto de 2017 mediante dispositivo móvil

Un lugar muy agradable, la vista que posee es hermosa, la atención al cliente muy amena, un ambiente tranquilo para disfrutar por completo, las instalaciones con buena limpieza, de mejorar sólo un poco más alrededor en las zonas verdes ya que cuentan con un sendero con mucho potencial que dirije a la playa.
Super recomendado.!

Fecha de la estadía: julio de 2017
Tipo de viaje: Viajó en pareja
Agradécele a Julissa D
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 10 de julio de 2017

El hotel es pequeño pero muy bonito, tiene una alberca pequeñita pero suficiente y que con una vista preciosa, por las tardes los monos llegan al hotel lo cual es muy bonito, las habitaciones son linda y espaciosas con aire acondicionado, el unico pero que le pongo es que la playa está algo lejos, pero me comentan que están por abrir un acceso mas directo

Consejo sobre habitaciones: las habitaciones con vista al mar son perfectas!
Fecha de la estadía: julio de 2017
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Calidad/precio
    • Calidad del descanso
    • Servicio
Agradécele a marianilla
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Ver más opiniones