Hemos observado que está utilizando un navegador no compatible. Es posible que el sitio Web de TripAdvisor no se visualice correctamente.Los siguientes navegadores son compatibles con nuestro sitio:
Windows: Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome. Mac: Safari.
Hoteles cercanos
Opiniones (131)
Filtrar opiniones
131 resultados
Calificación de viajeros
75
24
20
5
7
Tipo de viajero
Época del año
IdiomaTodos los idiomas
Más idiomas
75
24
20
5
7
Consulta qué dicen los viajeros:
Filtrar
Actualizando la lista...
3 - 8 de 131 opiniones
Escribió una opinión el 19 de agosto de 2015

Hotel muy familiar, todas las personas que trabajan allí son estupendas.
Consiste en unas chozas en medio de un islote, rodeadas de naturaleza.
Servicios básicos, limpieza normal (tal vez estos 2 puntos deberían mejorarse un poco), no obstante, no pudiéramos haber elegido mejor para descubrir Bora-Bora. Sin duda, el hotel se encuentra ubicado delante del mejor jardín de coral de toda la isla. La cocina es bastante buena, gracias a Gaelle y Harry. Ellie, el propietario es un buen anfitrión y maestro de ceremonia. Y no podemos olvidarnos de Jean, que representa la parte más auténtica autóctona de la Polinesia (cada noche nos amenizaba las veladas con su ukelele y canciones tradicionales).
Una experiencia fantástica e inolvidable!

Fecha de la estadía: agosto de 2015
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Calidad/precio
    • Calidad del descanso
    • Servicio
3  Agradécele a Kcampoy
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 3 de julio de 2015

Está en una isla semi privada, ya que una mitad de la isla pertenece a una familia autóctona a la que no le hace mucha gracia el tema del turisteo, pero no invadiendo su espacio, no hay problema. (Lo descubrimos el primer día, por ir de exploradores, pensando que estábamos solos).
El propietario de los alojamientos, Ellie, es un hippie muy peculiar y carismático. Intenta agradar en todo momento y que la experiencia en su isla sea lo más agradable posible.
La limpieza de las "chocitas"-habitaciones es la justa. No les vendría mal una remodelación. La cama tiene mosquitera y hay incienso en espiral y un aparato en el enchufe para los bichos. Aunque hay que darse cuenta donde se está y no se deben esperar milagros.
También tienen ventilador de techo, anticuado pero útil.
Nosotros solo desayunábamos, porque el resto del día nos íbamos a Bora Bora island. (Ellie os lleva al aeropuerto y os va a recoger en su lanchita cuando le digáis, por un "módico" precio), no hay otra manera de hacerlo. Bueno, tal vez en alguno de los kayak que tiene a disposición de los huéspedes, pero no sé.
El desayuno de 10!! Las mermeladas y zumos increíbles! Asi que no os lo podeis perder.
Un día Ellie nos dejó solos en la isla por la noche, fué una experiencia única.
Tiene un perro (labrador) que es un amor, se llama Tapuna.
No hay agua potable, sólo de lluvia y de mar. Aunque para beber hay garrafas en la cocina-comedor al acceso de todos.
Hospedarse aqui es la manera más auténticay salvaje de vivir la aventura polinesa.
No apto para escrupulosos, miedosos, sensibles, delicados...
A pesar de todo, creo que volveríamos.

Fecha de la estadía: agosto de 2014
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Calidad del descanso
    • Limpieza
    • Servicio
2  Agradécele a Sabelhs
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 1 de febrero de 2015

este es sin duda un lugar en el que celebrar cerca de mi corazón. Las vistas de las montañas de Bora Bora es magnitud. El servicio es fantástico, el personal es muy amable. La comida era extraordinaria. Recomiendo encarecidamente este lugar.

Fecha de la estadía: enero de 2015
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Calidad/precio
    • Ubicación
    • Servicio
3  Agradécele a gustavo antonio g
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Escribió una opinión el 9 de marzo de 2010

El sitio es maravilloso... Bora-Bora como a uno le gustaría, íntimo, a pie de laguna, sin turismo ni ruido... tomas tu kayak y a 100 metros encuentras un jardín de coral, nadas con las rayas, los colores del cielo, del agua y de los motus circundantes son irreales, y la noche, en la oscuridad, la Via Galactea como nunca la viste...

Aún así, lo mejor de todo son Raph y Alice, unos huespedes amables, acogedores y discretos, para una estancia relajada y de auténtico lujo. Alice cocina divinamente bien y ambos tienen un gran sentido del servicio. Y por Tiaré, la perra de la pareja, no hay palabras suficientes, desborda su amor. ¿Cómo podría ser de otra manera en este lugar de ensueño y con tales amos?

Podría seguir y me quedaría corto. De sueño.

Fecha de la estadía: julio de 2009
  • Tipo de viaje: Viajó en pareja
    • Calidad/precio
    • Ubicación
    • Calidad del descanso
    • Habitaciones
    • Limpieza
    • Servicio
3  Agradécele a FredBarcelonaFR
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Estas opiniones se traducen automáticamente del inglés. ¿Quieres ver las traducciones automáticas?
Escribió una opinión el 3 de agosto de 2017 mediante dispositivo móvil

Fecha de la estadía: agosto de 2017
Tipo de viaje: Viajó en pareja
Esta es la opinión subjetiva de un miembro de TripAdvisor, no de TripAdvisor LLC.
Ver más opiniones